Sentir

Me inclino a escribir como el alcohólico busca otra botella para terminar de abrazar eso que lo supera. En el intento fallido de poder poner en palabras lo que me excede, estas palabras probablemente no tengan significado más que para mi, pero justamente de eso se trata. De escribir, de pensar, de recordar, de resignificar lo que pierdo, lo que me falta, lo que no entiendo.

Mi departamento (casi como un cliché) es un desastre, hace días que me prometo ordenarlo y cada vez esta peor. Me acomodo, corro cosas, sigo mi vida ignorando mi propia promesa y no puedo dejar de pensar esta actitud como un reflejo de lo que siento.

Mi cabeza no está mucho mejor, los pensamientos como la ropa los dejo tirados, los que menos me gustan los voy corriendo y me acomodo…me sigo acomodando. Mientras me acomodo al desorden me siento peor conmigo, menos conforme, pero sigo entendiendo que lo que quiero es seguir omitiendo todo lo que tengo alrededor.

Hoy como tantas otras veces decidí compartir en voz alta lo que me pasa como último recurso, para leerme y poner las cosas en perspectiva. Esas cuestiones que de no ser por la escritura estarían acomodadas aleatoriamente unas arriba de otras en el desorden que me quede más cómodo para no decidir sino para sobrevivir.

Yo siento, siento mucho y estoy orgullosa de eso pero ¿adónde me llevó? ¿Qué es lo que permito en esa búsqueda del sentir?

Durante años busqué sentir porque no puedo involucrarme con alguien si no es plenamente. Y esta vez lo logré, logré encontrar a alguien que me encanta, que me divierte, que me gusta, con el que quiero estar. Hasta acá esta perfecto, pero si del otro lado todo lo que doy no alcanza? ¿hasta donde lo puedo sostener?.

Siempre tuve en claro que no soy fácil de entender, pero quiero, quiero mucho. Y del otro lado encontré a alguien tan intenso como yo, con más incertidumbres que certezas y una firmeza que admiro. Y lo escribo porque en el sentir nos estamos lastimando, nuestras inseguridades nos manejan.Y a pesar de todo yo priorizo, priorizo el sentir, lo priorizo a él. Priorizo que lo quiero y que no hay nadie más con el que quiera estar que no sea el. Alrededor tengo gente que me repite cosas que yo ya sé, ya no son respuestas lo que estoy buscando porque la respuesta ya la sé, sólo escribo para quitarle peso a las preguntas.

No queda más de mi que pueda dar, todo lo que soy es todo lo que ve. Si eso no alcanza que más dá, ya no hay nada más que hacer. Por primera vez espero que estas palabras calen hondo en mi y que pueda racionalizar mi sentir. La confianza se tiene o no se tiene y yo ya no tengo más nada que ofrecer que no sea todo mi sentir. En esta timba yo estoy apostando pleno y la rueda sigue girando.

 

Carta a mi futuro violador

Hola! mi nombre es Lucía, tengo 28 años( casi 29 en unos días)y no quise dejar de escribirte. Supuse que tu llegada iba a ser trascendental en el desarrollo de mi vida posterior y, como todo suceso importante, no quise quitarle la entidad que se merece.

Sé que todavía no te conozco o al menos no te conozco como te voy a conocer después, pero ya nos vamos a cruzar ¿no?. El destino se va a encargar de que eso pase y es por eso que te escribo. La mera posibilidad de no llegar a poder decirte lo que pienso me da culpa. Una oportunidad como ésta no se tiene 2 veces en la vida.

Empiezo diciendote que me da mucha intriga saber si vas a ser un extraño o simplemente alguien de mi entorno que decide abusar de mi confianza y vulnerar mi voluntad.

Sé que si fueses un extraño yo me encargo todos los días de tomar los recaudos para evitar nuestro encuentro pero, ¿son suficientes?.Para que te des una idea (porque siendo hombre quizas te resulte extraño) decidí contarte brevemente sólo algunas de mis acciones diarias para aletargar nuestro encuentro.

En primer lugar evito los lugares con poca luz, ¡quién diría que el circuito de la iluminación de la ciudad pueda cambiar mi rumbo o mi rutina! Mas allá de tener este primer paso cumplido siempre pero SIEMPRE cruzo de vereda cuando veo algo extraño (no quiero exponerme a riesgos innecesarios, es obvio que es más fácil correr con algo de distancia), Independientemente de esto trato de salir acompañada a todos lados (una mujer sola sabes que dicen que es presa fácil y no quiero pecar de inocente). No pienses que esto termina acá, no quiero olvidarme del hecho de que todos los días pienso el horario en el que debería salir de mi casa y la ropa que llevo puesta para no mostrar algo que pueda llegar a “incitar” a alguien a hacerme algo (porque escuché por ahí que dicen que si andas vestida de tal o cual manera podes llegar a “estar buscando algo” que no manifestas verbalmente. Incluso aunque vos digas que no a los gritos, la ropa da otro mensaje). Ni hablar de que también trato de tomarme radiotaxis aunque tengan una tarifa distinta y tarden más, no puedo darme el lujo de tomarme un taxi de la calle siendo una chica sola, nunca sabés.

Todo esto y algunas cosas más hago para evitar aumentar las chances de encontrarnos pero no te quiero aburrir esto es sólo una parte. Si sos un extraño y nos encontramos voy a tener que admitir que todo esto no habrá funcionado.

Me puse a pensar también que pasaría si NO sos un extraño, si en vez de buscar la maldad y tratar de retratarla en caras extrañas fueses alguien que ya conozco, en el que confío y con el que tengo algún vinculo. Qué difícil sería encontrarme pensando en que alguien que debería cuidarme o al menos respetarme esta aprovechándose de mi debilidad o abusando de su poder, porque te soy sincera, yo débil hasta este momento no me siento. Supongo que no lo entendería hasta después de pasado el hecho ¿no? Porque ¿quien puede esperarse una puñalada tan grande?. Yo te confieso que hasta ahora fui feliz, tuve relaciones con quien las quise tener y puse los límites adonde quería que estén. Por eso me pregunto ¿Me obligaras a tener relaciones cuando no quiero? o ¿simplemente mancillaras mis limites abusando de mi impotencia? Me cuesta pensar que alguien en el que confío puede traicionarme así, pero ¿estarás evaluando lo que tu accionar implica? No quiero dejar de contartelo porque dicen que el que avisa no traiciona (y si hay alguien que no traiciona acá soy yo). Yo ya no voy a sentirme dueña de mi cuerpo porque como imaginarás al ser objetalizada de tal manera no creo que me resulte fácil volver a ponerle la vida que me sacaste. Ni hablar del asco que seguramente me dé recordar una y otra vez la escena en la que mi cuerpo dejaba de ser mio para ser tuyo (imaginate que hoy hay veces que me tapo hasta la nariz cuando me acuerdo de papelones que he hecho. Mirá si no me va a matar un recuerdo como el que pienso no vas a dudar en imprimir en mi vida). ¿Vida sexual después? ¿Amor? En quien se puede confiar?????? Yo la verdad que no lo querría pasar más…el sexo no me va a resultar (al menos por un tiempo) algo divertido, mi cuerpo no va a ser mi cuerpo y no quiero volver a exponerme. De hecho ya no sé si valdría algo el amor o la sensualidad en mi vida.

Pero bueno basta de chacharas !porque pienso que eventualmente voy a tener la valentía de contarlo, cuando pueda procesar que soy víctima, cuando pueda entender que vas a ser una persona enferma que no supo respetarme como mujer ni como persona. En ese momento mucho más adelante lo voy a contar pero la verdad es que voy a tardar porque ¿quien quiere cargar con el mote de violada? más allá de eso, pasó tanto tiempo….no tengo pruebas de lo que hiciste y viste cómo es esto,se va a empezar a cuestionar si lo que digo es verdad. De hecho si te conozco se va a hablar de algún tipo de resentimiento que me moviliza y, si no te conozco, buscarán cual es el motivo oculto para querer destruir el buen nombre y honor de una persona como vos que hasta el momento no tiene probado ningún hecho. Yo esto te lo cuento porque vi mujeres y hombres defender supuestos violadores sin siquiera oír la otra campana, juro que los vi! El otro día acusaron a un rockero de violador (con varios testimonios en su contra) y los fans comentaban “no te preocupes esto también va a pasar, se nota que es gente resentida”. ¿Iran a las marchas en contra de la violencia de género? porque somos la sociedad de la hipocresía y no me sorprendería que sean las mismas personas que lloran, postean en facebook o utilizan en hashtag #NiUnaMenos cuando muere una chica a golpes o  cuando prenden fuego a otra rociándola con nafta o cuando aparece alguna chica desnuda y muerta en algún pastizal al costado de alguna ruta . Pero ¡qué selectivo es el ser humano a veces! no? Supongo que tendrán sus motivos o mejor dicho no los tendrán para ser más cautelosos.

En fin  creo que me extendí mucho y no te quiero aburrir.Espero haber sido clara en que estoy deseando con todas mis fuerzas nunca cruzarte y que esta carta nunca cobre valorni para mi ni para nadie de mi entorno pero sé tambien que a muchas chicas no les quedó opción y te encontraron,no me malinterpretes, quizas no a vos pero sí a algún colega tuyo y como te dije anteriormente no quise perder esta posibilidad de hablarte desde el corazón porque no sé si voy a tener el valor para expresarme como lo puedo hacer hoy una vez que me encuentres…

 

 

 

 

 

El Hilo Rojo del destino

«Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

El hilo rojo del destino es una creencia asiatica milenaria que se puede comparar con la idea de alma gemela occidental.  El destino vinculado  al amor siempre me fascinó, los sentimientos que acompañan esa fascinación están vinculados a la esperanza de que exista y, a la desconfianza de exactamente lo mismo, que exista. ¿Existe el alma gemela? ¿Estamos destinados a estar con alguien? ¿Es uno sólo el amor de tu vida?

Es muy dificil clasificar que es lo que sentis cuando sentis. Siendo ya una persona adulta y habiendo conocido y/o tenido vínculos amorosos de todo tipo, nunca entendí bien que es lo que me movilizaba a querer o a dejar de querer a alguien, pero siempre más allá de la dificultad era algo que podía racionalizar, que lo entendía y que, mal que mal, lo podía poner en palabras.

Hoy en retrospectiva, siento que las palabras sólo mostraban la liviandad del sentir.

Hace unos meses debo admitir que para mi cambio todo,empecé a tener sentimientos que de ninguna manera podia entender. Se dice que la gente se puede olvidar de lo que dijiste, incluso de lo que hiciste, pero jamás se olvida de cómo la hiciste sentir. Y si de algo estoy segura es que nunca sentí lo que sentí en esta oportunidad, nada de lo que escriba puede capturar el sentimiento detrás de lo que digo.Hay algo inalcanzable y precioso en no poder describirlo, en que no se pueda materializar , aun haciendo mi mayor esfuerzo. Y, si bien yo no estoy con la persona en cuestión estoy feliz de conocer a alguien que me haga ver que no todo tiene que ser tan básico, que hay sentimientos que hasta el momento no había experimentado pero que es posible que existan. No voy a mentir, no dejo de pensar si estamos destinados a ser, si la vida nos va a volver a cruzar pero  no es algo con lo que quiera cargar ahora.

Hay una mezcla en mi para con él de admiración, nostalgia, amor del más puro y la tranquilidad de haberme manejado de la mejor manera que pude. No sé si existe o no un destino pero si así fuese espero que nos vuelva a cruzar y tomando una frase  de Cortazar puedo decir que lo quise y lo quiero aunque estemos destinados a no ser.

Y  si el amor existe estoy convencida que no hay medida para describirlo, no hay palabras que lo colmen “Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen , te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio

L.L

 

 

 

 

No quiero medias tintas

Y el sol sigue saliendo por donde siempre salió, y la luna sigue quietita como debe ser. ¿Y donde estoy yo?

Cada vez que encuentro un motivo para derramar una lagrima me pongo a pensar en cómo las cosas siguen su curso, independientemente de que yo este ahi o no. Más alla de mi existencia todo sigue su camino.

Hoy entendiendo mis días de mujer, donde toda mi femeneidad sale a flote, elegí entender que es lo que hay sin mi y que es lo que hay conmigo.Empece a preguntarme cuantas de las cosas que hago son políticamente correctas y porque debería seguir sosteniendolas incluso sabiendo que no las comparto.

Hace muchos años aprendi el valor de la verdad incluso en la amistad, obvio siempre desde una optica particular en la que me permito ser tan fan como crítica de mis amigos y de la misma manera aprecio eso de los que me rodean. Valoro el que me dice lo que me hace sentir bien pero valoro mucho más el que se anima a decirme lo que no me gustaría escuchar ni en 1000 años.

Sé que la amistad que yo ofrezco incluso con sus falencias es de una lealtad que yo creo inquebrantable. Esta valoración por lo genuino me llevó a sentirme contradictoria, a sentir que con algunas de las decisiones que tomo en el día a día incluso por una cuestión de ser correcto me hacen traicionarme.

Porque hay que quedar bien con gente que no te cae bien? Porque darle lugar a gente que vive de que a vos te vaya mal? Porque regalarle participación a gente que siempre se manejo como el orto?

Me hice esta pregunta y me di cuenta que la rspuesta era simple:” porque no quiero quedar mal” y tambien me di cuenta que esta respuesta me hace sentir mal conmigo misma. Sostengo en varias redes sociales a gente que no sólo se maneja mal en gral sino que al día de hoy se maneja como el orto conmigo tanto desde lo discursivo como desde las acciones.

Estoy pensando principalmente en dos prsonas como para no irme a lo abstracto y me doy cuenta todas las posibilidades que les di de manejarse bien, cuantas veces les abri el juego desde mi más sincero sentimiento y no eligieron sino la rivalidad como camino. Hoy registro y entiendo que es parte de su inseguridad, del deseo de tener otra vida que no sea la de ellos mismos. No sé si la mia es un ejemplo pero claramente no quieren estar en la de ellos y eso es lo que los hace muy peligrosos. Se esconden en las redes sociales mostrando una felicidad y una compañía ficticia. Pero bueno el problema no es de ellos que son así sino claramente mio que permito que tengan un lugar en mi vida.

Por otro lado y en otro orden de cosas me encontré en la misma posición pero desde otra perspectiva queriendo no eligir como mujer nada que no sienta genuino. No quiero boludear ni que me boludeen, eso es lo único que tengo clarisimo.

Entendi lo que valgo, y lo que puede valer el otro y decidí no perder el tiempo. No me interesa alguien que no me divierte, no me calienta o no me interesa lo suficiente. La realidad es que como mujer una tiene la posibilidad de ir probando hasta encontrar el que mejor encuadre pero de que sirve si en el medio se va perdiendo uno?.

En una época en la que la caballerosidad escasea y el feminismo sostenido por los hombres habilita cualquier comportamiento tengo que admitir que me sorprenden los pequeños gestos. Los gestos esos que ya no son usuales, desde una llamada,  una sorpresa, o un comportamiento alejado al comun denominador. No me maravilla la plata, no me maravillan los puestos, no me maravilla nada que no sea la persona. De la misma forma no me aleja nada salvo la prsonalidad. Tengo clarisimo que no soy una persona fácil pero quiero creer que todavia existen los hombres que te pueden sorprender.

La previsibilidad de las medias tintas son algo que aburre.Mal que me pese, estoy buscando en todos los ámbitos de la vida algo que me haga feliz, no por ser lo menos peor o cubrir una falta sino porque lo elijo y confio en que es real.Quizas me lleve toda vida y aun asi puedo no encontrarlo pero prefiero declararme una optimista que fracasó que una conformista realizada.

La libertad de SER mujer

Quiero que la mujer sea libre. Libre desde los prejuicios como desde el pensamiento de ser, sentir y decir lo que le parezca sin tener una etiqueta esperando para ser clasificada.

Durante años al día de hoy incluso (de una manera cada vez menos conciente) nos hemos acomodado a los estereotipos de lo que es ser mujer para el hombre y hemos acomodado nuestras conductas e incluso pensamientos a eso. Hoy las mismas mujeres son las que delimitamos de acuerdo a esos estereotipos e incluso juzgamos sobre ello al resto de nuestro género femenino.

Nos enfermamos, amamos, nos vestimos y pensamos siempre desde un lugar en el que la libertad del ser está totalmente omitida. Debemos cumplir muchas veces con el mandato de lo que es ser una buena chica, una buena novia, una mujer correcta, una mujer ordenada, una mujer que es MUJER por como se entiende eso. No culpo sólo a los hombres, tambien somos nosotras que reproducimos a veces incluso con mucho más fervor esos estereotipos que enferman y coartan nuestra propia libertad.

No quiero sonar feminista aun entendiendo que mi vision es claramente desde el costado femenino. Pero cuantas mujeres, incluyendo mi persona, juzgamos desde lo físico en primer lugar a alguien que no tiene medidas de 90-60-90 o que no se viste como dice la tele o peor aun, como dice instagram que debería ser. Nosotras mismas somos las primeras en tildar de puta a alguien que tiene la misma moral para el sexo que un hombre o que decide estar con un hombre comprometido, aun sabiendo que el que tiene el compromiso con otra persona es el hombre.

¿Como puede ser que a una mujer con carácter se la tilde de loca o avasallante?¿Que se nos pasa por la cabeza cuando permitimos que los hombres nos marquen los tiempos de una relación cuando nosotras quisieramos tener otros totalmente distintos? Nos obligamos incluso a veces a que nos gusten cosas que naturalmente no quisiesemos sólo porque el costado femenino tiene mala prensa. El ser mujer no tiene nada de malo, pero entendiendo eso desde el costado más liberal posible, sin que incluya ningun mandato. Hay una carta que recomiendo leer y se titula “Ser soltera pero contigo” autoría de una escritora canadiense que habla de ser libre en la relación en cuanto a que ambos hacen lo que quieren pero despues al final del día se elijen mutuamente. El mensaje de la carta me parece genial, e incluso apoyo la libertad como motor de una buena relación, pero a medida que iba leyendo la carta no dejaba de tener un sabor amargo en cuanto al lugar en que esta escritora se ponia en la relación. Si bien plantea una relación liberal no deja de marcar lo que ella quiere acomodandose a tiempos que quizas de mal pensada no dejan de parecerme muy masculinos, ya que son típicos reclamos másculinos de espacio o de libertad en una relación de pareja.

La mujer no tiene porque ser ordenada, recatada, abstemia y sin pasado para poder ser una gran mujer una gran novia, una gran esposa o una gran madre. Y un hombre no debe de ninguna manera definirnos como mujeres. Hay que SER y HACER lo que una tenga ganas porque eso tambien es ser mujer. Ser fuerte es ser mujer, putear es ser mujer, acostarse con quien se te de la gana es ser mujer, apuntar a ser gerente y no secretaria es ser mujer, tener un cuerpo pasado de kg porque disfrutas la comida es ser mujer y por sobre todas las cosas pensar es tambien ser mujer. No hay que dejar que el hombre ni nosostras mismas nos limitemos. Ya por suerte avanzamos mucho, a veces incluso a pesar de nosotras. No dejemos que otros nos pongan un valor, nosotras ya lo tenemos sin el otro. Dejo un video que creo que sintetiza un poquito mi pensamiento.

Cuan feliz era cuando era infeliz

“Cuan feliz era cuando era infeliz”

Titulo y empiezo este post con una frase de  la Marquesa de Sévigné que creo que resume un poco lo que nos pasa a todos y lo que estuve pensando en estos últimos días.

Estoy en unas de esas crisis existenciales que todos solemos tener, con mayor o menor frecuencia, en las que uno se pregunta qué hace, porque lo hace, qué busca, cómo llego hasta ahi y si es el camino que realmente quiere tomar.

Despues de mucho mucho tiempo me puse a pensar realmente si el tiempo que le dedico a las actividades que insumen la mayor parte de mis energias son realmente las que quiero hacer por mi y si haciendolas me van a llevar adonde quiero llegar.  Me di cuenta de que con todo lo que había ganado en el tiempo en que las hice no tenian nada más que ofrecerme y por primera vez me abrí a la posibilidad de que quizas los riesgos son los que te hacen vivir. Resignifique la palabra ganar, tranquilidad y crecimiento.

Hoy me encontré pensando que quizas vivir tranquilo no es vivir feliz, y que muchas veces nosotros somos los principales boicoteadores.Ya sea en el trabajo, en las amistades o en el amor, el paso seguro no siempre es el que te hace crecer. Llega un momento en el que independientemente del vínculo que estemos considerando se puede comparar con un noviazgo, en el que el tiempo pesa más que la realidad. Y que uno mantiene la relación sin amor, sólo por miedo a perder, olvidando que quizás en este caso perder es ganar.

Yo no quiero a los 28 mantener cosas por el miedo a perderlas. Sin menospreciar los tiempos del resto creo que esa estabilidad y ese miedo es natural y entendible pero que ya no estoy dispuesta a dilatar mi vida por miedo.

He encontrado que mi principal enemigo en este último tiempo fui yo y que la resistencia al cambio me cegaba. Esa misma resistencia ponia de relieve todos los puntos en contra y no, como debería ser, los que me ayudaban a avanzar. Hacía más hincapie en el vaso medio vacío, sin poder ver lo que estaba lleno.

Siendo sincera la negatividad nunca fue algo que me gustase de todas maneras y siempre lo evité. Estaba teniendo una mirada que jamas aprobé ni para mi ni para el resto. Nunca entendi esa gente que vive de quejarse, que pone la culpa afuera y que su vida esta vinculada a la critica de otros. Creo que la negatividad y todos los sentimientos que menos me gustan estan vinculados. El ser infeliz es todo un arte y hay gente que lo disfruta. Disfruta quejarse, disfruta criticar, disfruta sufrir porque ahi esta su vida. El oposicionismo es su estandarte y la desdicha es inevitable, hay una felicidad infeliz tratando de mantener un personaje para no desmoronarse, que es simplemente criticar sin aportar nada. Para citar a Schopenhauer, creo que la envidia es un compañero inevitable de esta gente.

La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.

Por eso en el post de hoy apuesto a los riesgos y a tratar de alejarse lo más posible que podamos (sin perder los cabales) de los sentimientos que nos contaminan y nos frenan. Incluso estas personas que disfrutan de lo malo nos pueden enseñar, uno aprende más de los que no nos quieren que de los que nos aprecian. Volviendo a Schopenahuer hay que aprender de los que prefieren frenarnos.

Los amigos se suelen considerar sinceros; los enemigos realmente lo son: por esta razón es un excelente consejo aprovechar todas sus censuras para conocernos un poco mejor a nosotros mismos, es algo similar a cuando se utiliza una amarga medicina.

No debemos ser nuestros propios enemigos y siempre pero siempre tener en claro que  no se le puede pedir piedad a las aves carroñeras

Hay que ser buenos y entender que cada uno vive su propio infierno,simplemente debemos tomar de su negatividad lo que nos sirva y avanzar.

Lo que uno ve vs lo que uno quiere ver

Durante estos últimos meses he pasado diferentes situaciones en las que me he encontrado con versiones de momentos diametralmente opuestas a la realidad. Tanto de mi parte como de gente que me rodea he presenciado situaciones de las que tomé sólo lo que quise y también he estado del otro lado. He visto como el recorte de la realidad que se hace no tiene nada que ver con lo fáctico.

Siempre pensé que yo tenia la capacidad de poder discernir entre lo que siento y lo que es, pero quizas cada vez es más dificil. He presenciado y tambien protagonizado interpretaciones erróneas de hechos que se viven como se puede, pero que al querer que tengan un significado que no tiene,  se logra desestimar lo de la realidad que no queremos aceptar para hacer una version más amigable de la misma y asi poder sobrellevarla.

Una como mujer suele hacer mucho eso con los hombres. Las justificaciones que uno va teniendo para no aceptar que las cosas no funcionan son geniales

“No vino, seguro se le complico. Ademas andaba re estresado”

“No me avisó que no venía porque se le quedó sin bateria el cel”

“Quiere estar conmigo pero bien, por eso no quiere estar, para no arruinarlo”

Estas y muchas más son las frases que nos decimos las mujeres para no aceptar que las cosas no funcionan. Pero no sólo lo hacemos con los hombres. Esta capacidad de negación se aplica a todos los aspectos de nuestra vida, nos hace posible tolerar la realidad y vivirla con menos frustraciones pero al mismo tiempo con menos autocrítica.

Hoy estoy en esos días en que pienso qué de lo que pienso es como lo veo y que parte esta teñida por mis sentimientos y mis ganas. Qué de mi realidad estoy recortando para soportar, y por sobre todas las cosas que tan beneficioso es creer lo que uno quiere. Cuanto de esa realidad que dejamos afuera para aferrarnos a la tranquilidad nos viene bien saber? Que tan sano es hacer ese recorte?  Y cuanto dejamos afuera para ser felices en nuestra propia version de felicidad.

Todos los días pienso en ser una mejor version de mi persona y creo que tratar de tomar la realidad tal como es, es parte de ese proceso. La sinceridad y la honestidad no es sólo algo que valoro en el resto de la gente sino que tambien me lo exijo constantemente. Poder entender la realidad de uno e incorporarla tiene que ver con ser honesto con uno mismo, con poder avanzar quizás no desde donde pensabamos que estabamos o querriamos estar sino desde donde estamos realmente, lo que es al mismo tiempo un peso y un alivio. El alivio de que no hay sorpresas, que por fuera de la realidad que tomamos no hay nada más, porque no dejamos nada afuera para estar mas tranquilos.

No hay que estar ciego para no ver. Entender mejor la realidad ayuda a tomar mejores decisiones, a saber en quien confiar, a saber a quien dejar afuera y por sobre todas las cosas a saber a quien valorar.